Blogger Widgets

miércoles, 2 de marzo de 2016

Bienvenidos a Gravity Falls

   El mundo está lleno de misterios.
   Secretos por resolver, entes ocultos en las sombras, seres de otras dimensiones que llegan para crear el caos. ¿Alguna vez imaginaste lo que sería encontrarlos? ¿Y si descubrieras algo tan grande que te sobrepasara?
   Sed bienvenidos a Gravity Falls, donde nada es imposible.

                                     

   La serie nos narra las aventuras de Dipper y Mabel Pines. Unos mellizos que se ven forzados a pasar el verano con su tío abuelo están en una localidad perdida en medio de Oregón, llamada Gravity Falls.
   Lo que se presentan como dos meses llenos de aburrimiento trabajando en las Mistery Shack: la cabaña donde su tío se dedica a estafar a los turistas; se torna como un sin fin de aventuras cuando Dipper encuentra un misterioso diario que le abrirá las puertas a todos los secretos y misterios del pueblo.

   A simple vista parece un argumento fácil y fluido, ideal para capturar las jóvenes mentes que vean Disney Channel. Error.
   Gravity Falls al igual que otras series de esta nueva generación (Adventure Time, Steven Universe, Over the Garden Wall, Regular Show…) ha conseguido amasar una ingente montaña de fans adolescentes y adultos que se mueren por ver las maravillosas peripecias de estos dos hermanos.
   La clave del éxito está en el humor, el guión, el trasfondo de cada capítulo y de la propia trama y el efecto Cerberus. Esto último viene a simplificar una evolución in cresscendo donde la historia comienza con ciertos toques de ingenuidad y mucho, muchísimo humor; hasta llegar a un colofón final donde cada capítulo es un angustioso cliffhanger con una profundidad más abismal que un agujero dimensional.
   Porque si, solo es un verano, dos hermanos, un diario y miles, cientos de miles de secretos en una diminuta localidad que tiene el poder sobrenatural de atraer a todo lo raros y misterioso de este y otros mundos sin conocer. Un argumento así, recuerda a la serie de Jetix Martin Mistery, cierto. La diferencia es que Gravity Falls no está escrita para niños. Literalmente.
   Las bromas, aunque algunas ingenuas, están dotadas de una inteligencia y un humor propios para un público más adulto y los diálogos, junto con cada capítulo, educan. Cada nuevo episodio de Gravity Falls es una nueva lección de vida y una nueva pista para desentrañar el misterio del pueblo. Sinceramente, me parece una de las series de reciente emisión más completa en todos los aspectos.
   Y diréis “Las series no tienen que educar. Esa no es su finalidad” Cierto. Pero es que lo mejor de esta, es que enseña sin pretenderlo, o más bien, sin que te des cuenta. Y eso es solo uno de los aspectos que la hace tan especial.

   Otro aspecto que la hace maravillosa son sus personajes, por supuesto. Que mierda de serie si no tuviera buenos personajes ¿Verdad? En este caso tenemos como foco principal a los hermanos Pines: Dipper y Mabel.
   Aunque mellizos, ambos son una antítesis del otro. Mabel es creativa, llena de energía y con un humor absurdo propio de los niños más pequeños, y además, aderezada con una buena dosis de “locura femenina preadolescente”: Dipper, por otro lado, es serio, obsesivo, inteligente, paranóico y astuto, y si, también tiene su propio lado absurdo, aunque le cueste dejarlos salir. Pero ambos tienen algo en común.
   La maravillosa simbiosis de la relación entre mellizos se hace un hueco especial en esta serie. Quejas tan reales que solo se dan entre hermanos gemelos y las preocupaciones normales de dos preadolescente se hacen su sitio en la relación de los personajes principales de una forma tan convincente y conmovedora que nos invita a conectar con ellos. Comprendemos a Mabel y su miedo al ver que Dipper crece. Comprendemos a Dipper con sus inseguridades, su ambición pero también su lealtad hacia su hermana. No digo que os harán llorar, pero si reír y entender.

   Otro personaje principal y que se lleva muchas de nuestras inquietudes es Stanford Pines, también conocido como “Tío abuelo Stan”. Una persona desagradable, interesada, tramposa, mentirosa, ambiciosa, grotesca y lejos de todo nivel moral comprensible. ...¿A que es amor?
   Pero como os dije, nada en es lo que parece en Gravity Falls. A pesar de que Stan pueda parecer un personaje de estas características, él también sufre su evolución con el resto de los personajes y de la misma trama de la serie. Su unión con los niños se afianza poco a poco hasta llegar a ser un persona imprescindible de la familia a pesar de sus mentiras y sus defectos. Y eso que miente mucho, pero eso ya lo descubriréis con la historia. Lo que si que os puedo adelantar es, que aunque sus métodos no fueran los mejores y cometiera muchos errores en su pasado, Stan se mueve por amor. Cierto que es amor al dinero, pero también a la familia. Y eso es lo que lo hace un personaje gris, lo cual es genial.

   Claro que los personajes tan reales y carismáticos (y otros tantos de los que no puedo hablar) no son lo único que hacen a esta serie lo que es. El pueblo de Gravity Falls guarda un sinnúmero de secretos encerrados en los diarios del “autor” y la propia serie también los esconde.
   Su creador no estaba contento solo con ponernos misterios y tramas que transcienden las dimensiones, sino que además, incluye sus propios trucos en la introducción y al final para que nuestra mente termine de saturarse con conjeturas, suposiciones y teorías que nunca tendrán una solución definitiva. Esto es peor que Origen, os lo digo yo.
   Al principio de cada capítulo se nos presenta un opening donde al final corren un montón de fotos, entre ellas algunas referencias a los “iluminati” (los que han visto la serie saben perfectamente a quien me refiero), fotos del propio creador y un susurro que nos da la pista que deberemos aplicar al final del episodio. Parece que el autor es un aficionado a los códigos y nos mete como quien no quiere la cosa, algunos código de crifrado por sustitución, resolubles por los métodos de César, Atbash y Vigenère que harán las delicias de los más aficionados al tema. 
Y es que no se queda solo ahí, porque también se incluyen alusiones a videojuegos como el clásico Street Fighter, libros de misterio como puede ser Sherlock Holmes, parodias a series americanas (Ducktective y My Little Pony, por favor), jugos como el D&D, mofa de las boysband y por supuesto, una dura crítica social a lo que es América en si: a su turismo, política, forma de vivir y actuar y los misterios secretos no tan secretos como pueden ser los masones y el área 51 

   Ahora bien ¿Quién es el magnífico creador de una serie tan intrínsemente compleja? Alex Hirsch.
Estén joven artista ya tenía en su mente la idea de Gravity Falls cuando aún caminaba por los pasillos del Instituto de Arte de California. Pensaba en una historia única de un solo verano. Una aventura que tuviera principio y final sin que se alargara demasiado para que nunca dejará de ser creíble (zas en toda la boca a Phineas y Ferb). Para hacerla, Hirschi recordaba los veranos que pasaba en la perdida localidad de Cave Junction en Oregon en compañía de su hermana melliza Ariel y lo bien que lo pasaban con su abuelo Stanford. ¿Os suena de algo?

   No, no estáis locos. Alex Hirsch, plasmó su vida en la serie y al mismo tiempo, Gravity Falls es su vida. Literalmente.

   La trayectoria de Hirsch es corta pero muy variada. Con la idea de la serie aún en la cabeza, trabajó en otras series animadas de éxito como las Las Maravillosas desventuras de Flapjack, Regular Show o Pecezuelos no solo como artista, si no también poniéndole voces a algunos de los personajes más icónicos de estas. Con una experiencia así casí podía hacer Gravity Falls el solo. Obviamente exagero, pero esta bien cerca de la realidad.
   Alex Hirsch no es solo la gran mente pensante detrás de este proyecto. El hizo y supervisó todo y hasta le puso voces a algunos de los personajes, tales como Stan, Soos, Schmebulock, el Viejo McGucket y, atentos fans de la serie, Bill Cipher. No son datos al azar, quedaréis impresionados cuando veáis (o reveáis) la serie sabiendo esto.

   Así mismo, cuando dije que Gravity Falls era literalmente su vida no mentía. Miles de referencias a su vida personal y familiar están plasmadas en los dibujos.
   Por ejemplo, que él mismo es Dipper. Hirsch hasta tiene una serie de lunares en la frente que si se unen con un bolígrafo forman la Osa Mayor, como la marca de nacimiento de Dipper. También que Mabel está basada en su melliza Ariel. Ella siempre se hacía sus propios jerseys y siempre quiso un cerdo, por eso creó a Waddles. Y ambos viven en Piedmont, California; igual que los verdaderos hermanos Hirsch.
   Debería añadir que la foto de Hirsch aparece en el muro de Dipper como supuesto autor de los diarios (menuda ruptura de la cuarta pared se mete ahí) o que el minotauro Vine es una referencia al búfalo disecado que tiene en su oficina el creador y que las referencias a las exs de Hirsch también tiene cabida y las tres están personificadas en Wendy, una adolescente rebelde que aparece de forma recurrente.

   Decir que Gravity Falls es su autobiografía no es exagerar pero ¿Qué le depara el futuro a Alex Hirsch?Ahora que su mayor obra hasta el momento ha terminado, se ha anunciado que prepara algo para la cadena Fox y por lo cual está creando mucho hype. Personalmente, después de su éxito, es decepcionante que no haga algo para Netflix, pero supongo que hay que sentarse y esperar.

   Y yo me despido tras este especial, aconsejandoos firmemente que veáis esta obra de arte de misterio, intriga y humor que os hará volver a vuestra tierna infancia, pero siempre, con un nuevo secreto que descubrir.
   
                                               






8 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Me han recomendado esta serie como 19.847.189.374.018.340 millones de veces, pero tenía que llegar hasta tu reseña para empezar a plantearme seriamente el verla. Así que bueno, lo has conseguido... otra cosa más a la que dedicar mi (escaso) tiempo libre :D
    ¡Muchísimas gracias por la reseña, Cris! Sigue así :3

    ResponderEliminar
  3. Pues dile a eses 19.847.189.374.018.340 millones de personas que tenían razón, porque te va a encantar jajaja. Tu y Sastre podéis verla :3. ¡Gracias, May!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uy! Pues sí, a Ian le va a encantar :3 En cuanto terminemos Steins Gate nos ponemos :D :D ¡Mil gracias!

      Eliminar
  4. Pues yo no la conocía y mira que me gustan los dibujos aunque la verdad es que soy bastante tradicional, suelo ver los mismos que veía de pequeña o animes... Le echaré un vistazo porque tiene muy buena pinta!
    Por cierto, te he conocido gracias a la iniciativa blogs asociados y ya te sigo :)
    Saludos ^^

    ResponderEliminar
  5. Hola
    Mi hermanito me ha dado la lata todo el verano con que vea esta serie, un día de casualidad me vi dos capitulos en televisión abierta y no paraba de reírme así que algun día me hago con ella, besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha hecho gracia por lo del "todo el verano" porque la serie se desarrolla en un solo verano...en fin, tonterías mias.
      Por favor, mírala

      Eliminar